Puertas blindadas y acorazadas: diferencias

 

Además de las alarmas para casa, podemos tener en nuestro hogar puertas de seguridad. Una de la función principal de las puertas de seguridad es proteger nuestro hogar. Las puertas blindadas y las acorazadas son diferentes.

Diferencias entres puertas blindadas y acorazadas

Para empezar, las blindadas cuestan menos dinero. Sin embargo, las acorazadas son un obstáculo más difícil para los posibles ladrones.

Puertas acorazadas: Consta de un entramado de tubos de hierro de unos dos milímetros de grosor y dos chapas de acero. Además, el marco también está forrado de acero. Los mecanismos de cierre están  incorporados al cuerpo de la puerta.

Puertas blindadas: Tienen marco de madera y son más gruesas que las normales.  Están reforzadas con una hoja de acero de unos dos milímetros de grosor en cada una de  sus caras. Sus cerraduras están dotadas con potentes barras de acero que bloquean la puerta.

Las puertas acorazadas son más resistentes que las blindadas, ya que contiene una mayor cantidad de acero.

Las puertas acorazadas suelen ser  un 30% más caras que las blindadas.

Sin embargo, tiene la ventaja de ser más segura que la blindada, al estar preparada para evitar que se pueda forzar su apertura utilizando unas palancas. El marco metálico no sólo va sujeto a la puerta, sino que también está agarrado a la pared.

Su cerradura es una de las más seguras, dura toda la vida y ofrece al cliente la opción de elegir y cambiar las tapas de madera que la recubren.

Otra ventaja es que se puede cambiar la llave cuando quieras, sin que haga falta llamar a un cerrajero.

Existen varios tipos de puertas acorazadas. Las más sencillas llevan menos cierres, mientras que las más completas tienen un mayor número de cierres, doble cerradura y hasta un sistema de contra-apertura. La mayoría de las puertas acorazadas son resistentes al fuego.

Las puertas blindadas baratas, tienen un precio de alrededor de 500 euros.

Su cerradura lleva un cilindro que impide su extracción con taladros o ganzúas y las llaves son fabricadas a medida para abrir una puerta, por lo que no se pueden hacer copias.

No pueden abrirse usando palancas. Algunos modelos, además de poseer aislante acústico, impiden el paso de fuego y gases.

Sin embargo, la cerradura, si se golpea con una palanca, podría ceder.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *